agosto 03, 2008

Inhabilitaciones: entre estructuras y coyunturas

Hablar de las inhabilitaciones sin llover sobre mojado no es cosa fácil, pero procuraremos hacerlo. A simple vista pareciera una maniobra política para sacar del camino a algunos líderes de la oposición con posibilidades de triunfo en las venideras elecciones regionales, como son los casos particulares de Enrique Mendoza, Barreto Sira, David Uzcátegui, William Méndez y Leopoldo López. Desde aquí creemos que se trata de una situación confusa que está siendo aprovechada y dominada por el poder público, con todo el peso de la maquinaria que lo sostiene. Fueron 371 y recientemente se “depuró” para reducir a 271 la lista de inhabilitados del Contralor de la República, Clodosbaldo Russián, pero cada caso es diferente y por eso nos concentraremos, por los momentos, en uno de los más emblemáticos de la situación: Leopoldo López. Sin olvidar, no obstante, que algunos funcionarios inhabilitados son del oficialismo, como el caso de Maripili Hernández quien ejerció el cargo de Viceministra de Relaciones Exteriores y fue inhabilitada por tres años.

De acuerdo con la Ley contra la Corrupción existen varios tipos de sanciones para los funcionarios públicos que cometan o estén involucrados en hechos de corrupción, es decir, ilícitos que lesionen el patrimonio público. Estas sanciones pueden ir desde la suspensión de sueldo hasta la prisión. La inhabilitación es un tipo de sanción mediante la cual el funcionario queda incapacitado para ejercer cargos dentro de la administración pública. En el caso de Leopoldo López, la inhabilitación tiene, según el Contralor, dos razones.

Los hechos

El primer hecho en el caso de Leopoldo López -señalado en Gaceta Oficial número 38.455 (09 de junio de 2006)- no se relaciona con ninguna de sus gestiones como alcalde de Chacao, sino con un hecho anterior que data del año 1998.

En 1996 Leopoldo López comenzó a laborar en Pdvsa como Analista de Entorno Nacional en la Oficina del Economista Jefe, y en la misma compañía trabajaba Antonieta Mendoza, madre del actual alcalde, como Gerente de Asuntos Públicos. El caso irregular que señala el Contralor Russián es que en 1998, por intervención de la madre, Pdvsa dio un donativo de 60 millones de bolívares y otro de 25 millones para dos proyectos de la Asociación Civil Primero Justicia, de cuya directiva formaba parte López. La irregularidad, según gaceta, viene dada por dos aspectos: por un lado, parentesco directo de consanguinidad con la persona encargada de la asignación de recursos y, por otro, conflicto de intereses por cuanto el ciudadano como funcionario de Pdvsa, sacó provecho personal de la empresa estatal. El ilícito, a nuestro entender, no es la donación en sí misma sino la consanguinidad y la parcialidad.

Con respecto a esta irregularidad, López sólo ha dicho que sí trabajaba en Pdvsa, pero que su grupo (Primero Justicia) presentó un proyecto como cualquier otro grupo. Creemos que hay que decir que el beneficio lo recibió la persona jurídica y no la persona natural. Pero lo curioso es que no es sino en el año 2004 –justo cuando López termina su primera gestión en Chacao y comienza la segunda- cuando la Contraloría decide tomar cartas en el asunto, inhabilitándolo a él y a su madre en octubre de ese año. Los afectados introducen un recurso de nulidad un mes después y en 2006 es declarado “sin lugar”, ratificándose la sanción para ambos: inhabilitación por tres años para desempeñar cualquier cargo público.

El segundo hecho que se le imputa a López es la de unas modificaciones presupuestarias realizadas durante el ejercicio fiscal del 2002 de la Alcaldía de Chacao, cuestión que generó responsabilidades sobre el alcalde y cuatro concejales del Municipio, asignándoles una multa a cada uno de Bs. 8.140.000 en resolución dictada en noviembre de 2004 y reafirmada en marzo de 2005 por Contraloría. En agosto del mismo año, los funcionarios intentaron una acción de amparo y una medida de suspensión temporal del artículo 105 (previendo que Contraloría determinara inhabilitaciones) ante la Sala Político-Adminstrativa del TSJ, acciones que ésta consideró inadmisible e improcedente respectivamente (en sentencia del 08 de marzo de 2006, Exp nro 2005-5124). La improcedencia obedeció a que la situación ya era “irreparable”, puesto que los afectados habían actuado también ante la Contraloría solicitando la reconsideración del caso y la respuesta (en resolución de 09 de enero de 2006) no sólo fue “sin lugar” sino que conllevó el aditivo de la sanción de inhabilitación para el ejercicio de funciones públicas, por cuatro años para los Concejales y por seis años para el Alcalde, en virtud de haber sido declarados responsables en lo administrativo. De modo que sobre Leopoldo López pesan dos sanciones de inhabilitaciones que, en total suman, nueve años a partir del cese de sus funciones como alcalde.

Conflicto jurídico, personalismo y partidismo

El artículo 105 de la Ley Orgánica de Contraloría General sostiene que corresponde al Contralor General, “de manera exclusiva y excluyente” acordar las sanciones según el ilícito cometido, e imponer inhabilitaciones de funciones públicas hasta por un máximo de 15 años. Este es, precisamente, el artículo que el magistrado Rondón Haaz busca precisar en su ponencia ante la Sala Constitucional del TSJ, órgano que tendrá la última palabra sobre el caso.

La cuestión termina de enredarse ahora, justo en lo que pudiera ser el meollo del asunto: Leopoldo López goza de cierto liderazgo carismático y es aspirante a la Alcaldía Metropolitana. El punto está en que en ese caso la Constitución establece en su artículo 65 que “no podrán optar a cargo alguno de elección popular quienes hayan sido condenados o condenadas por delitos cometidos durante el ejercicio de sus funciones y otros que afecten el patrimonio público, dentro del tiempo que fije la ley, a partir del cumplimiento de la condena y de acuerdo con la gravedad del delito”. De acuerdo con lo cual las inhabilitaciones no podrían aplicarse a los cargos de elección popular si no existe condena de parte de un tribunal, y allí entraría en juego, además, el derecho de la ciudadanía a la libre elección de sus representante. El revuelo mediático y popular de esta situación no se ha hecho esperar y es consecuencia, entre otras cosas, de una manera particular de ver y entender la política que hunde sus raíces en el culto a la personalidad que nos dibuja, y en el caso de Leopoldo -similar al de Chávez- el culto a la personalidad-celebridad (héroe). En dos platos, la causa y el agravante del problema podemos ubicarlos en el personalismo político. Para la oposición, López encarna la figura del héroe ante el antihéroe, y del otro lado, además de antihéroe, es una presa que hay que atacar para, naturalmente, debilitar a la oposición. Esas cosas ocurren cuando el liderazgo se diluye alrededor de una persona que lo concentra. Dicho así, está planteada, subrepticiamente, una lucha de titanes. La inhabilitación de Leopoldo López es un duro golpe para la oposición, pero tal vez el gobierno debe medir (tal vez lo está haciendo) hasta qué punto es un triunfo inversamente proporcional a ese golpe.

Ahora bien, no es secreto que muchas instituciones públicas, como Ministerios y Alcaldías, han usado y siguen usando recursos presupuestarios con fines partidistas. En ProMedio no podemos defender esa actitud ni aceptarla como algo natural. Tampoco sentenciamos a Leopoldo López porque creemos que es el Tribunal Supremo de Justicia que sin condicionamientos de ningún tipo la institución que debe decidir sobre este caso, mientras cada ciudadano saca sus propias conclusiones. En cuanto a la Alcaldía de Chacao, la organización Transparencia Venezuela (filial de Transparency International), en su estudio del Índice de Transparencia Municipal en 2006 la clasificó en el primer lugar del país, con 71,16 puntos, tomando en cuenta auditorías en torno a las variables: 1) procedimientos y normas del presupuesto municipal, 2) control y rendición de cuentas, 3) acceso a la información, y 4) participación ciudadana. Como bien lo expresa la organización, sus metodologías no miden la corrupción, sino los niveles de transparencia de la gestión.

Ciertamente, parece haber ciertas contradicciones y vacíos entre la Constitución y algunas Leyes que regulan la materia de contraloría. Sin embargo, hay que señalar que no es primera vez que estas contradicciones son expuestas ante el Tribunal Supremo de Justicia. De marzo a julio del año 2005, la Sala Constitucional expidió tres sentencias relativas al tema: 174 (08-03-05 ), 1056 (31-05-05 ) y 1581 (27-07-05 ). En estas decisiones, el máximo tribunal ratifica la legalidad del artículo 105 de la ley de contraloría, así como de las inhabilitaciones en cargos de elección popular, pero subraya la condición de que, en esos casos, la sanción surte efecto a partir de la culminación del periodo para el cual fue electo el imputado, es decir, la inhabilitación de funcionarios electos popularmente es una sanción con repercusiones en el futuro, y no instantáneas (a menos que haya una sanción penal)

Leopoldo López ha tenido su audiencia ante la Sala Constitucional del TSJ luego de muchos días de retraso procesal. Ha ejercido su derecho de palabra, solicitado celeridad y apego a la Constitución (invocando artículos 2, 7, 40, 42, 65). Visto con frialdad parece improbable que el TSJ obre distinto a sus sentencias de 2005. Sin embargo, dada la publicidad del caso, la notoriedad del interesado y el clima político, las sorpresas coyunturales no son descartables. En definitiva, nada es tan predecible en este juego (¿guerra?) político(a) y pre-electoral.

Para reflexionar

Llama la atención los tiempos transcurridos entre los hechos, las determinaciones, los recursos y las ratificaciones. Creemos que todos han obrado lentamente y, de ambas partes, siempre en consideración de lo electoral, elemento crucial en nuestra vida pública. Nosotros no metemos las manos en el fuego por nadie, pero creemos que este caso es una nueva muestra de que nuestra política obedece a coyunturas, circunstancias, situaciones y nombres. Actualmente la contraloría social denuncia permanentemente delitos contra el patrimonio público, ¿se tomarán en cuenta seriamente esas denuncias? De igual modo, altos funcionarios del gobierno han sido acusados, incluso desde las mimas filas del sector oficial, de actos de corrupción y nada pasa contra ellos. Entonces quizá convenga reflexionar sobre la moralidad del gobierno bolivariano, o mejor no.

En específico, nos preocupan dos cosas puntuales que hacen un terrible daño a las sociedades democráticas: el problema de la coyuntura electoral y el de la credibilidad de las instituciones. Por un lado, nos molesta que los logros políticos de los dos casquetes polares (negados a derretirse), sean simplemente la obtención de trincheras electorales desde las cuales se pueda seguir disparando al enemigo. Y por otro lado, nos alarma que las instituciones públicas sean puestas al servicio de de particularidades políticas y, más aún, que los poderes públicos asuman parcialidades que no deben, o que ello se presuma. De hecho, consideramos que una de las bases de la polarización es, precisamente, la utilización de la maquinaría estatal para fines partidistas, pues debilita y fractura el entramado ético de una sociedad, cuestión difícil de reconstruir. Para nosotros, el solo hecho de que una parte de la ciudadanía desconfíe de las instituciones es un problema gravísimo que el Estado tiene que atender.

¿Jurisprudencia?

Finalmente, cabe destacar que las inhabilitaciones, tan de moda hoy en día, también fueron tema polémico en el pasado reciente, nada menos que con el actual presidente de la República, quien esgrimiendo el mismo articulo 65 de la Carta Magna, consiguió hacer uso de su derecho, y del de los electores, para participar en los comicios de 1998, cuando se acreditó la primera victoria electoral. Claro que la analogía no es completa porque aquel no fue un caso de corrupción. Entonces, ¿habría que preguntarle al gobierno qué distancia delictual media entre la corrupción y golpismo? En efecto, para el momento se evaluaba la posibilidad de inhabilitar al candidato Hugo Chávez por su actuación en el fallido golpe de Estado de 1992, y la entonces Corte Suprema de Justicia declaró que Chávez no podía ser inhabilitado, precisamente por la ausencia de una condena firme. ¿Será considerado esto como jurisprudencia para el caso de López? El TSJ nos contestará en las próximas horas...

11 comentarios:

Alí dijo...

¡Por fín acabo de leer algo donde se respeta la capacidad de juicio del lector!
Lo digo porque está alejado de ese discurso recalcitrante de ciertos sectores opositores, que más que ayudar, lo que hacen es acentuar la polarización al pulsar sólo el plano pasional y no el racional.
Me gustó eso de "no meter las manos en el fuego por nadie", lección que los venezolanos hemos aprendido a un costo muy elevado.
Pero con todas las consideraciones que deben respetarse a los sectores que apoyan la fulanas inhabilitaciones, debe concluirse que NO HAY LEGALIDAD EN DICHA MEDIDA y como decimos en criollo " lo que es bueno pa' la pava, es bueno pa' la pavita"
Gracias por tan acertado y AMPLIO análisis y, estando a sólo horas del pronunciamiento del TSJ, esperamos que actúen conforme a Derecho.

Anónimo dijo...

Excelente análisis.

Mis felicitaciones por el equilibrio mostrado.

José Antonio Gil

-.Carla Alvarenga.- dijo...

Jajajajaja bienvenidos a al dilema de bajar los términos jurídicos al entendimiento público.... Bravo chicos, largo pero necesario..

Mi particular conclusión (del caso expuesto y no de las reflexiones): El mejor ejemplo que han podido dar es el último, por consideraciones básicas de derecho constitucional la palabra clave aquí es DELITO, sea penal o administrativo es un delito, sea un insurgente que tomó armas, o de un corrupto q malversó o hizo uso indevido del poder, ninguno de los dos prototipos son personajes dignos de administrar y representar el colectivo. Eso a nivel frío y basado en principios de derecho donde como dice algún escritor, las emociones y pasiones no se resuelven ante las leyes... Ahora bien, apegados también a derecho hay que considerar que si no existe una condena o sentencia concreta donde se exprese la conclusión y culpabilidad de los agravantes, estos son PRESUNTOS delitos, es decir un Presunto golpista (aunque venezuela entera lo vió) y un Presunto Corrupto (aunq la gestión deje más beneficios de lo q lamentablemente estamos acostumbrados). En estos términos a mí parecer y legalmente no hay lugar en inhabilitar...

Pero a lo venezolano: la NO sentencia de Chávez como golpista fue retraso procesal y no carencia de pruebas, si no fue así entonces la mismísima absolución de cargos fue ilegal, pues solo puede darse a condenados... Y con respecto a López, delitos administrativos y abuso de poder en su caracter consanguíneo, son delitos que igualmente son punibles y comprobados, pero nuestra "justicia" se queda sin gasolina y no anda, nuevamente retardo procesal... Legal y fríamente ninguno (sí la institución fuese más efectiva e inmediata) podría haber optado u optar a un cargo de elección pública y administración de bienes del Estado, pero como siempre viene la parte del "vacío" legal donde los q hacen leyes y las aprueban si entenderlas se pelan, no hay una diferenciación concreta que deje de atribuirle tantas perlas a cerdos y q diga que más allá del contralor de turno exista un parámetro de sanción obligatoria o supletoria para los "inhabilitados" dependiendo de la naturaleza de su delito imputado, y en este caso ideal, sentenciado. Pues es lógico que por aquello de las palabras y las balas, los delincuentes son de cuello blanco o traje de campaña...

Mi conclusión (referente a las reflexiones y en recalcitrante y cada día más creciente oposición) es: TSJ:No es mi culpa q seas lento e inoperante, no lo sentenciaste, ahora jódete, los panas legalmente "están en libertad" (de esa a la q atentas)a ejercer sus derechos civiles y políticos, y nosotros como pobres ciudadanos q no tenemos gerentes ni políticos sanos y dispuestos a sacar al país de este desastre, y en medio de una suerte de desesperación colectiva, abogamos porq a "Leo" no lo inhabiliten, porq dentro de todo esos delitos no son NADA para un personaje que ha manejado tanto poder y dinero durante estos años, y que haya sido catalogado como el alcalde con mejor gerencia y transparencia, siendo el municipio uno de los más ricos en Latinoamérica, es totalmente perdonable, al menos es un signo de que hay gente que se depura de las malas mañas-institucionalizadas y/o q deja de ser tan bandera como los que cada día parecen reproducirse cual zancudos...

Reflexión: este gobierno no va a ocuparse de detallitos como "falta de credibilidad" de las instituciones, y cayendo en coyunturas y (por suerte y retraso procesal) apoyada en lo legal, dejen trabajar a alguno de estos q no son "tan malos" y que pondremos a aprender sobre la marcha de esta lucha contra el nepotismo y demencia colectiva que hoy rigen nuestro país...

Con sinceridad plena y desahogo de guayabo nacional... jajaja saludos! felicitaciones

Diego dijo...

Muchachos, al leer su texto vienen a mi cabeza las siguientes cuestiones…

En primer lugar, creo que el problema va mas allá del revuelo mediático, de acuerdo a las encuestas de opinión pública el 80 por ciento de la población rechaza las inhabilitaciones, y el 65 por ciento de los caraqueños quiere que Leopoldo López sea el próximo Alcalde Mayor.Lo que significa que hay personas que no votarían por López, pero les gustaría que él tuviese la oportunidad de lanzarse para que la decisión esté en manos de la gente, lo que demuestra un par de cosas:
1. Que el revuelo mediático es legítimo en la medida que es un reflejo de la preocupación de la gente y no nada más de la élite que controla los medios.
2. Que va más allá del culto al personalismo, pues hay más gente en contra de las inhabilitaciones que gente con intención de votar por el Alcalde de Chacao.

Hablando de Rusián, no quisiera dejar de mencionar que descaradamente se ha confesado estar bajo las instrucciones la elite política gobernante afirmando que la impunidad es la enemiga de la revolución (http://www.aporrea.org/contraloria/n89115.html) al tiempo que lisonjeaba la gestión del Presidente. Dejando en entredicho la independencia de las instituciones y su propia legitimidad. Cosa que ya no nos sorprende.

Por otro lado, me llama la atención que dicen: “Leopoldo López goza de cierto liderazgo carismático”. ¿Esto es malo?

Otra cosa, no sé si fue que entendí mal, pero quisiera dejar claro que Trasparencia Internacional SI lucha contra la corrupción, pues la misión de su capítulo en Venezuela (http://www.transparencia.org.ve/mision_vision.php) es: “Trabajar para crear los cambios hacia una Venezuela libre de corrupción”. Entiéndase que los términos de corrupción y trasparencia tienen un diferencial semántico bipolar, son mutuamente excluyentes, es decir no existe transparencia con corrupción, de manera que el estudio de esa ONG concluye que la Alcaldía de Chacao tiene la gestión municipal más incorrupta del país.

Para concluir, ustedes mencionan un par de cosas que entiendo pueden ser contradictorias, explíquenme para ver estoy equivocado:

“Pero lo curioso es que no es sino en el año 2004 –justo cuando López termina su primera gestión en Chacao y comienza la segunda- cuando la Contraloría decide tomar cartas en el asunto, inhabilitándolo a él y a su madre en octubre de ese año. Los afectados introducen un recurso de nulidad un mes después y en 2006 es declarado “sin lugar”, ratificándose la sanción para ambos: inhabilitación por tres años para desempeñar cualquier cargo público.”

“Creemos que todos han obrado lentamente y, de ambas partes, siempre en consideración de lo electoral, elemento crucial en nuestra vida pública. Nosotros no metemos las manos en el fuego por nadie, pero creemos que este caso es una nueva muestra de que nuestra política obedece a coyunturas, circunstancias, situaciones y nombres.”

Saludossssss…

Yimmi dijo...

Alí y José, gracias por sus comentarios. Este ha sido uno de los textos que más hemos discutido a nivel interno y el resultado nos satisface a nosotros, y más aún, nos satisface que les haya agradado.
Carla, que bueno que te haya servido de desahogo. Realmente a veces dan ganas de salir corriendo con tantas opciones "menos mala" y ninguna buena, pero sabemos que como nosotros, la convicción de luchar y sentar poiciones aquí adentro es nuestro norte como comunicadores sociales.
Diego, muchísimas gracias por plantearnos esas interrogantes y estimular la discusión, te respondo por partes.
Pensamos que el revuelo mediático ha elevado el tema a la enésima potencia y que esto se debe única y exclusivamente a que Leopoldo está dentro de la lista, junto a otros nombres menos mediáticos pero que sirven de impulso como el de Enrique Mendoza. Que si no estuvieran dentro de la lista, quizás hasta ni siquiera nos hubiésemos dado por enterados de que existía. No creemos en las encuestas, y se ha demostrado incluso con este proceso de "unidad" que solo sirven para quién las paga. Que una mayoría de la población rechace las inhabilitaciones nos parece bueno, que esa mayoría las rechace solo porque Leopoldo está inhabilitado nos parece una aberración pseudo-democrática y, en efecto, un nuevo episodio triste de culto al personalismo, mal eterno de nuestra historia republicana desde Bolívar hasta hoy.
En cuanto a Russian, nos parece que para nadie es secreto que las instituciones del Estado están al servicio del Gobierno y que este Gobierno ha logrado como ningún otro borrar los límites entre Estado, Gobierno y Partido de Gobierno, cosa que criticamos y deploramos (lo puedes leer en el primer enunciado de nuestro Manifiesto. Ahora, personalmente no veo ninguna confesión en la nota de Apoorrea que linkeaste. Hay adulación al Presidente, pero no confesión de estar bajo sus instrucciones. Aunque reiteramos, no es secreto para nadie que así es.
Que Leopoldo goce de liderazgo carismático no es malo per se, lo malo es que el liderazgo carismático sea el único motor que impulse a la gente a votar por tal o cual candidato porque el carisma solapa los pocos o muchos ragos negativos de la persona, eso le pasa a los seguidores del Chavismo con su líder. Nuevamente culto al personalimo. El gran mal de nuestra era republicana.
Nosotros no dijimos que Transparencia Internacional no luche contra con la corrupción, dijimos que "sus metodologías no miden la corrupción, sino los niveles de transparencia de la gestión". Ellos no investigan quienes se quedan con la tajada de los contratos ni en cuanto se sobrevalúan los mismos para que los responsables se queden con el excedente. No miden el tamaño ni el beneficiario de la "comisión", para ponerlo en términos coloquiales. Incluso me atrevería a afirmar que son inexactos en sus mediciones, puesto que si miden el acceso a la información y la rendición de cuentas, podemos destacar que la memoria y cuenta de su gestión no está disponible en la página web de la Alcaldía, cosa elemental a nuestro parecer.
Lo último que mencionas puede sonar contradictorio, es verdad, pero nos basamos en el hecho de que luego del recurso de nulidad del 2006 Leopoldo no realizó ninguna acción, mediática o no, para atacar ese recurso, sino que esperó el revuelo electoral para sacar el tema a la lu pública. A nosotros dos años nos parece mucho tiempo de espera. Y en cuanto al Contralor, es evidente el retraso cuando en 2004 sanciona un supuesto delito de patrimonio cometido en 1998.
En todo caso Diego, todo lo que está escrito responde a la visión del grupo en torno al tema y correponde a la posición que tomamos frente al caso, que a su vez se basa en el principio de no meter las manos en el fuego por nadie. El rol del comunicador social es dudar ante todo, sobre todo ante la lucha de espacios de poder tan importantes como la Alcaldía Metropolitana.
Gracias de nuevo por tu participación y te invitamos a que sigas dicutiendo y nos sigas leyendo.
Saludos a todos.

Yimmi dijo...

Corrección pública:
Encontré la memoria y cuenta en la página de la Alcaldía de Chacao, pero hay que buscar bastante. Está disponible hasta 2007, supongo que todavía no le toca la de este año.

Nina dijo...

Chicos, mil felicitaciones por el excelente texto, recoge los aspectos neurálgicos de las inhabilitaciones y es mucho más profundo y exacto que la mayoría de los trabajos periodísticos que han publicado en prensa sobre el tema hasta hoy (se los puedo jurar).
Ya el TSJ dio la respuesta declarando la constitucionalidad del 105 y en medio de la zaparapanda de opiniones que han surgido y seguirán llenando nuestras bitácoras, vienen bien intertítulos del tipo: "los hechos". Felicidades.

Hablando de opiniones, me encantaría dejarles mis consideraciones sobre el tema, pero ando corriendo... ojalá pueda en un post prontico.

Saludos

Yimmi dijo...

Esperamos ese post.
Hacen falta más espacios y más plumas para informar en medio de tanta des-información de los grandes medios.
Creo que esa Ley de Contraloría, y ese artículo 105 representa un poder desmedido para una sola persona, por muy contralor que sea.
La Ley se aprobó en su momento por unanimidad, con votos de azules y rojos, pero creo que en ese momento no se vio el alcance real de este artículo. Grave. Demuestra que a veces los dirigentes que nos "representan" solo defienden sus visiones o las visiones de "El Dedo" de arriba.
Esperemos que la pasión de la gente no genere tragedias. En este momento lo que hay que hacer es acatar y trabajar para noviembre.

Anónimo dijo...

Hola... Ante todo permitanme felicitarlos por su excelente trabajo periodístico muy bien documentado. Creo que es una muestra de que en el país todavía hay un excelente periodismo por mostrar más allá de las noticias sensacionalistas y parcializadas de los medios de comunicación nacionales.

Respecto al texto bajo mi criterio estamos nuevamente en presencia de una violación que se ha convertido en sistemática por parte de las instituciones públicas de Venezuela evidenciando una vez más la parcialización a favor del oficialismo por parte del poder judicial, Y digo que se ha convertido en sistemática no solo por el caso de las inhabilitaciones sino también por las decisiones emanadas de los tribunales con el caso de los comisarios de la Policia Metropolitana. (Por cierto yimmi y es una recomendación me gustaria que al igual que este texto escribieras algo sobre el caso de la PM) Al parecer el texto constitucional parece no servir de mucho en tiempos de "revolución" cuando es obviado completamente por ejemplo el Art 65 de la constitución donde se expresa claramente que debe existir una condena para que el ciudadano pueda ser inhabilitado políticamente. Bajo mi juicio es una estrategia de la cuál se valio el gobierno para frenar el triunfo hasta el momento inevitable de Leopoldo López. Aunque debo confesar que más allá de mis parcialidades políticas (bien demostradas)creo en un estado donde funcione sus instituciones como garantes de los derechos ciudadanos independientemente del gobierno.

Al igual de todas las críticas SERIAS Y CONSTRUCTIVAS que le puedo hacer a este gobierno "socialista"(que son bastantes)LA OPOSICIÓN VENEZOLANA (si es que hay) prácticamente todos los días desde muy temprano en la mañana empiezan a pintarse los rostros, las manos y el cuerpo para montar un GRAN CIRCO todos los días por cuanto medio de comunicación tengan a la mano. En la pantalla vemos una diversa fauna de políticos desgastados, Muchos de ellos en el pasado ocuparon cargos de elección popular bajo una gestión bastante mediocre. Y aqui saco a relucir una cuestión que me gusto bastante de tu texto yimmi y es que la responsabilidad de gobernar no puede recaer en una sola persona NI MUCHO MENOS en la INEXPERIENCIA POLÍTICA de muchos ESTUDIANTES que tan de moda actualmente estamos. el país se debe gobernar entre un compendio de personas preparadas y apegadas a nuestra invaluable constitución. Ojála algún día el Contralor Russián saque a la luz pública las miles de denuncias sobre hechos de corrupción en especial de diputados de la Asamblea Nacional. Como ciudadano estoy totalmente de acuerdo con las leyes que sancionan a la corrupción severamente, Pero no estoy de acuerdo que sancionen a personas sin el debido proceso correspondiente y sus tiempos establecidos.

Para ir finalizando creo el Alcalde Leopoldo López tendrá 9 años para demostrar su NO vinculación con los hechos que le imputan, cosa que debió hacer desde el 2006 pero bueno la oposición ya nos tiene acostumbrados a los mejores shows en VIVO Y DIRECTO. Lo único que queda es esperar a que amanezca y se vera...

No me queda más nada que decir "POR AHORA" sino felicitarlos nuevamente por tan excelente equipo y trabajo... y por supuesto esperando que sirva lo ya escrito para fomentar el debate y la discusión de ideas.

Enver Conde
Ecs-Ucv

Ricardo Andrade dijo...

En lo personal, creí que tal vez era posible el TSJ admitiera que el artículo 65 de la Constitución está por encima del 105 de la Ley de Contraloría. Pero también lo creí poco probable, y alarma el hecho de que solo un magistrado haya salvado su voto. Agradecemos sus agudas lecturas, que son precisamente las que nos motivan a hacer lo que hacemos en ProMedio. Como bien dijo Yimmi, ha sido uno de los temas que más generó polémica a lo interno, pero coincidimos plenamente en que queremos un país y un Estado en el que los poderes sean independientes, porque creemos en la autonomía, no como recurso retórico, sino como modo de supervivencia para la democracia, como única forma de pluralidad y como única garantía de la verdadera institucionalidad.
A mi juicio, las funciones públicas no pueden tener la misma dimensión en los casos de elección popular, por un tema de representatividad. Al mismo tiempo creo que hace falta mayor precisión en las “gravedades” que ameritan inhabilitación. De todos modos, poco vale la construcción jurídica si no se cumplen las normas (eso va desde el semáforo hasta los artículos de la Constitución, pasando por las reglas del condominio).
En cuanto al caso individual de Leopoldo, yo no vivo en Chacao y, aunque transito regularmente por el municipio, no tengo otra gestión de comparación.. Pero por donde yo paso veo que las cosas funcionan mejor que en la mayor parte de mi vasto municipio (Libertador). A mí me hubiera gustado probar la eficiencia de Leopoldo en la Alcaldía Mayor que, creo, hubiera ganado con relativa facilidad. Pero aquí el asunto es otro: el tema de fondo, corrupción, inhabilitación.
En todo caso, opino y mantengo que el personalismo es evidente en la glorificación de Leopoldo López. Para muchos, él es el hombre que cambiará el país en un futuro, el héroe que puede salvarnos de nuestro antihéroe (para algunos otros, lo contrario), y ya sabemos en qué consiste delegar nuestras responsabilidades en la grandeza de un solo hombre. Yo no cuestiono el liderazgo carismático: me parece una gran virtud y una condición muy efectiva para ganar votos (lo cual es importante), pero pienso que el país requiere, sobre todo, liderazgos colectivos que trasciendan el poder empático e hipnótico del mesías, y que lo trasciendan con trabajo y honestidad.
A priori, creo que la esperable decisión del TSJ es otra muestra del condicionamiento perpetuo al que queda sometido todo, en un país en el que podemos llegar a aclamar líderes acusados de corrupción, o porque creemos que no es corrupto y son víctimas de maniobras desleales, o porque si es corrupto seguro no lo es tanto como otros...
Agradezco sus lecturas y comentarios. Son siempre buenos signos!!

Yimmi dijo...

Gracias Enver, podemos anotar para la lista el tema de los Ex comisarios de la PM, pero de antemano te digo que el Presidente nos ha dado un enorme trabajo con los 26 decretos-leyes que promulgó y que al parecer nos van a mantener ocupados. Te puedo sugerir que escribas tú algo al respecto y lo envíes a promedio.ecs@gmail.com, que aquí con mucho gusto lo revisamos y lo publicamos.
Solo para aclarar un punto, los textos que publicamos en ProMedio son producto de la investigación y discusión colectiva y por lo tanto la autoría es de ProMedio como grupo, con las excepciones que ya se han visto y que son firmadas por el autor, como son los casos de algún texto mío o de Ricardo.
Para completar también un poco la idea de Ricardo del "liderazgo colectivo" (por cierto, buen tema para desarrollar en la academia), yo creo en el diálogo, en contraposición a la comunicación masiva unidireccional que practican los grandes medios de información. Y por ello creo que la construcción de una democracia dialógica (que no "participativa") es crucial en estos momentos donde lo que se ve en TV es cada vez menos verdad. El Poder Popular es un concepto excelente, pero no debe ser instrumento de una sola corriente de pensamiento, Poder Popular no se mezcla con totalitarismo, y a pesar de que es un tema que aún está en pañales, creo que es una buena vía, tal vez la mejor. Pero eso requiere de una sociedad madura, aquella que sabe lo que es bueno o malo desde su propia convicción y no desde el espejo que le ponen los medios de información en frente. Por eso el elemento dialógico es tan importante.
Leopoldo López lo sabía y estableció mecanismos de dialogo con la comunidad de chacao. Su pupilo Emilio Graterón es un ejemplo de la práctica de la política del diálogo y en eso ha basado su campaña (Alejado de los medios y cercano a la puerta de cada casa. Los habitantes de Chacao saben de qué hablo) Yo insisto en que no debemos meter las manos en el fuego por nadie y no podemos seguir esperando al mesías, yo no vivo en Chacao pero tengo años trabajando dentro o cerca del municipio, y yo si veo muchas fallas en la gestión de Leopoldo pero pienso al igual que Ricardo, que la sanción de la contraloría es una maniobra y no responde al "hecho" por el cual se le imputa al ahora ex-candidato su inhabilitación, y en todo caso, el pueblo es quién juzga con sus votos cuando se trata de cargos de elección popular.
En fin, gracias y sigamos dialogando.