septiembre 09, 2009

De la personalización del conflicto al diálogo interpersonal

En esta oportunidad les traemos un texto que nos envía el compañero Elías Darío Paz. Un texto cargado de buenas reflexiones y que nos recordó casi de inmediato aquellos primeros días de nuestro Blog, cuando creamos el Manifiesto que dio origen a este espacio. Esperamos que disfruten el texto y que no solo sea Elías, sino tú también, el que de uso a este Blog para soltar sus reflexiones.

De la personalización del conflicto al diálogo interpersonal

Estamos llegando a un punto peligroso del conflicto sociopolítico que vive hoy Venezuela. Pero primero, es necesario hacer una aclaración. Cuando se habla de “conflicto” no estamos hablando de algo negativo. Conflicto es una palabra que deriva del idioma griego y significa los que se influyen o afectan mutuamente. Y es que las relaciones humanas son por naturaleza conflictivas, porque permanentemente estamos en interacción y permanentemente nos influenciamos. La palabra conflicto suele ser vista como algo negativo porque se le asocia automáticamente a la palabra “violencia”. Pero la violencia es sólo una de las maneras en que los seres humanos canalizan o resuelven los conflictos, y no es la más común. Diariamente las personas enfrentamos conflictos que resolvemos o canalizamos pacíficamente, sólo que simplemente - quizá por la rutina - pasan desapercibidos. La paz, es la forma más común en que los seres humanos resolvemos o canalizamos los conflictos. Y de hecho es la manera más constructiva de regular nuestras diferencias de intereses, necesidades u objetivos.

En situaciones conflictivas como las que se viven hoy en Venezuela, existen elementos fundamentales para que el conflicto pueda ser canalizado de una manera óptima. Es necesario reconocer al “otro” como una figura que posee humanidad y validez como yo la tengo. Es fundamental que exista voluntad de resolver el conflicto por vías pacíficas, y para ello es necesario tener claros cuales son las prioridades del país desde el punto de vista del bienestar general. Y el hecho es que todos en Venezuela merecen su espacio, pero ese espacio se gana también a partir de la capacidad para consensuar posiciones plurales e incluyentes que satisfagan al mayor número de personas y tendencias políticas. He ahí otro de los elementos necesarios para que la regulación de un conflicto tenga éxito: la negociación con base a intereses y no a objetivos excluyentes. Quizá el elemento más nocivo en los conflictos es cuando se personalizan los problemas. En Venezuela, tanto sectores que respaldan el proyecto del Gobierno Nacional como aquellos que lo rechazan desde la Oposición están llegando a un punto peligroso al personalizar el conflicto en la figura del presidente Chávez. Por una parte, se escuchan frases como “Con Chávez todo, sin Chávez nada”, “Chávez hasta el 2021”, “marchar contra Chávez es marchar contra el pueblo” o “lo que diga Chávez es ley”. Por otra, se organizan marchas de “no más Chávez” y se oyen frases como “Chávez es el demonio” o descalificativos como “Chaburro” entre otros.

A ambas partes parece olvidárseles que el Presidente de la República es un servidor público, tal como lo es un gobernador, un alcalde, un concejal, un diputado, etc. Pero lo cierto es que estas posiciones se hacen cada vez más excluyentes porque, en vez de centrarse en intereses, se personalizan y cuando esto sucede es muy difícil llegar a un punto consensuado.

El primer elemento para revertir esta situación es la verdadera voluntad de diálogo y la disposición a ceder en algunas de las posturas en función de un bien incluyente y plural. Porque créanlo o no, la historia está llena de trágicos ejemplos donde ninguna de las partes ha podido eliminar a la otra. Ni la derecha ha podido eliminar a la izquierda ni al contrario. Lo único seguro cuando se mantienen posturas excluyentes, centradas en personas y no en intereses, cuando se le quita al otro la cualidad de ser humano con validez en sus opiniones y posturas, es que más temprano que tarde se pueden empezar a generar regulaciones violentas. De las regulaciones violentas no queda más que los muertos y si de ello hay duda podemos preguntar a los centroamericanos que de esto tienen bastante experiencia. Al final será necesario sentarse en una mesa de diálogo, en 10, 20 o 40 años. La única diferencia será un país empobrecido, en ruinas y con una cantidad de familias destruidas por los muertos y los desaparecidos.

Entonces los venezolanos debemos preguntarnos ¿qué nos interesa como venezolanos? ¿Qué aspiramos como sociedad? ¿Queremos seguir los pasos de países hermanos como Colombia, El Salvador o Nicaragua?

En Promedio estamos de acuerdo con que los distintos sectores sociopolíticos protesten pacíficamente a favor o en contra de distintas causas, ideas, leyes o propuestas. Sin embargo vemos con preocupación cuando se protesta a favor o en contra de una persona. La personalización del conflicto habla mucho del nivel de sordera racional y del nivel de inmadurez política de los sectores en pugna. No obstante, estamos a favor de que se inicie en Venezuela un gran diálogo nacional, con verdadera voluntad política de incluir al otro, de escuchar al otro y de ceder en función del otro, porque el otro también es parte del país.

Si algunos no desean dialogar, ni tienen interés en escucharse mutuamente, otros muchos sí lo están. Si algunos no ven espacios comunes por los cuales vale la pena consensuar, otros muchos sí los ven y están dispuestos a emprender acciones en función del encuentro y la reconciliación. Es hora de dar ese paso por la paz y la convivencia en democracia.

5 comentarios:

Carlos Vidal dijo...

Estupendo análisis de lo que sucede en Venezuela donde, tanto oficialistas como opositores, giran entorno al presidente Chávez.

El consenso sólo será posible en el momento en que tanto unos como otros reconozcan al "contrario" como personas e interlocutores válidos. No se puede seguir adjetivando al "otro" como "mono" o "escuálido", según sea el caso, y yo creo que en este sentido todos podemos aportar nuestro grano de arena.

Nuevamente mis felicitaciones al equipo de ProMedio por su clara visión de la situación del país y sus propuestas centradas.

Erick dijo...

Interesante punto de vista para la revisión y el análisis de lo que sucede en el país. Siempre he cuestionado esa visión que tiene nuestro Presidente de creerse el pueblo, de creerse el Gobierno, de creerse la revolución, creando un vínculo trasnochado entre un todo y una de sus partes. El presidente Chávez no es el pueblo, no es el Gobierno, no es la revolución. El presidente Chávez es el presidente Chávez, sin más.

Pero lo mismo pasa del otro lado, llevando el problema a un punto tan simplista como el de creer que el problema de Venezuela e incluso de América Latina y el mundo es Chávez. El presidente Chávez no es el problema de Venezuela, de América Latina y ni del mundo.

Chávez no fuese Chávez si no tuviese un grupo de personas que apoyan sus ideas y que ponen en marcha acciones en nombre de Chávez. Lo que quiere decir que el problema va mucho más allá de una persona. Personificar los problemas es cegarnos ante la realidad.

Ver a una persona agrediendo a otra en nombre y defensa del presidente Chávez, es encontrarnos con un problema social que revela falta de valores en esa persona, por lo tanto es un problema que trasciende a la persona. Pero encontrarnos también con una persona que expresa la necesidad de acabar con Chávez para erradicar así los problemas de Venezuela y -para aquellos que son más ambiciosos- del mundo, es palpar una crisis profunda de una sociedad que no es capaz de entender que para resolver los problemas de este país es necesario involucrarse verdaderamente con este país.

Una vez más, gracias por brindar la oportunidad de participar en este espacio.

ProMedio dijo...

Estimados amigos:

Un saludo a todos. El texto hace referencia a lo que se conoce como "negociaciones integrativas", basadas en intereses, y las "negociaciones distributivas", basadas en posiciones y con la tendencia a configurarse como un juego de suma cero (lo que uno gana la otra parte lo pierde).

La negociaciones basadas en intereses buscan soluciones creativas a problemas y preocupaciones comunes, tratando de que todos sumen y nadie pierda.

Por ejemplo, si el tema de la inseguridad afecta a simpatizantes del Presidente Chávez y a los opositores a las políticas del Gobierno Nacional, entonces el tema no debería ser "fuera Chávez", pues el problema se mantendría con otro mandatario; ni debería ser "Con Chávez todo, sin Chávez nada", pues eso no soluciona un problema evidentemente urgente.

El tema debería ser cómo conseguir una manera de que las diferencias políticas, ideológicas y/o clase no nos impidan elaborar mecanismos conjuntos de combate contra el hampa.

Un primer paso son medidas como la reincorporación a de Polisucre al Plan Caracas Segura, y encontrar foros y plataformas de discusión donde se puedan generar acciones beneficiosas para todos que no se estanquen en la animadversión común ni en las recriminaciones.

Saludos a todos y gracias por participar....

SOLIDARIDAD dijo...

Saludos desde Ciudad Guayana, interesante propuesta de blog la que tienen, me gustaria continuar con el contacto

ProMedio dijo...

Estimado Solidaridad:

Un cordial saludo. Bienvenid@ !! Esperamos igualmente continuar el contacto !! Este blog es un espacio para todos, su misión es poder intercambiar ideas.

Asimismo, te recordamos que puedes enviar un texto a promedio.ecs@gmail.com y nosotros te lo publicamos. La idea sería que esté en la línea de discusión respetuosa, moderada, tratando de construir puentes de entendimiento y espacios para el diálogo.

También, en lo posible que no sea tan largo (2 cuartillas está bien), no por nosotros, sino por el formato de blog (aunque nosotros somos los primeros que nos cuesta resumir y sintetizar las ideas...jejueje).

Este texto que leíste fue una colaboración del compañero Elías Darío Paz.

Te esperamos para discutir, saludos y nuevamente bienvenido !!