marzo 11, 2009

Problemas como arroz

Prácticamente hemos perdido las esperanzas de que nuestro Presidente asuma la altura de su investidura y deje de lado su lenguaje divisionista, guerrerista y fanfarrón que sólo contribuye a polarizar más al país. Lejos estamos de tener un Presidente que tienda puentes, que se atreva a ser humilde y reconocer que la verdad no le pertenece y que, tal como rezan los principios dialécticos, busque en la posición contraria aquellas cosas que complementarían su visión de país.

Y es que el Presidente se torna cada vez más totalitarista, convierte cada vez más su revolución en un proyecto personalista y en las adversidades, ataca y somete en lugar de buscar lazos y unir.

Es así como, ante una situación económica difícil, y en vista de lo difícil que se le torna al gobierno mantener programas como Mercal o PDVAL, se lanza sobre la empresa privada e interviene, expropia y amenaza, y aún cuando ve a su “enemigo” agachar la cabeza y pedir diálogo, la respuesta del gobierno sigue siendo más amenazas, más insultos y cero negociación. ¿Acaso no comprende Chávez que su gobierno, y cualquier gobierno democrático, necesita del sector privado para impulsar la economía? ¿Acaso no sabe que el Estado no puede asumir todo el peso de los medios de producción porque simplemente eso provocaría el incremento de la burocracia y de la corrupción? La empresa privada comprende que necesita al gobierno, y que debe negociar con los entes reguladores. Pueden ejercer posiciones tramposas como es su naturaleza y por lo tanto especulan, evaden y manipulan valiéndose de su poder de producción, pero al final saben que sin el apoyo del Estado no pueden sobrevivir y que sólo es cuestión de buscar un punto común donde todos ganen. Pero el gobierno no.

Es tan ególatra y autosuficiente este gobierno, que aún sabiendo que no posee recursos para financiar una expropiación de una empresa tan grande como lo es Polar, no “come coba” en mostrar su poder y ejercer terror sobre los privados. Porque desde el principio esta “revolución” no llegó para curar heridas, sino para vengarlas. Vino a sustituir unos nombres por otros (conservando algunos que simplemente se tiñeron de rojo la franela) pero bajo la premisa de la venganza, del desquite. No, qué va, la reconciliación no es un objetivo de este gobierno. Su lema es simple y terrible: Si no te gusta, te vas.

Uno no puede, por sentido común, estar de acuerdo con las prácticas oligopólicas tradicionales de nuestra industria privada. Sabemos y reconocemos que las empresas formadas bajo el manto de la ideología neoliberal, solo piensan en cómo manipular los factores del mercado a su favor. Sabemos y reconocemos que evadir regulaciones sustituyendo artificialmente un producto primario por uno derivado (como el arroz blanco y el saborizado) es una práctica despiadada. Sabemos y reconocemos que una arepa en Bs.F. 20, 18 o 15 pudiera ser una exageración y una aberración comercial. Pero tampoco creemos que la solución sea adoptar medidas castigadoras como imponer un precio tan bajo como el 1,50 sugerido por el nuevo ministro de comercio Eduardo Samán (quien por cierto tuvo que corregir su comentario alegando que los medios lo habían "mal interpretado"). Ni siquiera los tarantines callejeros venden una arepa en ese precio. ¿Qué busca el gobierno entonces? ¿Ahogar terminalmente al sector privado, incluyendo a los pequeños y medianos comerciantes? ¿Se inventarán una “ruta de la arepa” jurando estar dando solución a los problemas? ¿Y cuando los dueños de las areperas dejen de vender arepas? ¿Cuándo cierren y despidan a sus trabajadores? ¿El Estado va a absorber esa masa laboral? ¿Cómo lo harán? ¿Bajo la modalidad de personal contratado, una práctica criticada por ellos mismos, pero bastante generalizada en los ministerios? ¿Y luego? ¿Anunciarán nuevas fusiones de ministerios para prescindir de los servicios de este personal contratado? ¿O cuando estos trabajadores comiencen a exigir sus derechos y a reclamar un discurso consecuente con la realidad de parte del gobierno, intervendrán y militarizarán las empresas como está ocurriendo con el Metro y con las empresas de Guayana?

Lo peor de todo esto es que la política del gobierno sigue siendo coyuntural, proselitista y cortoplacista. Y mientras los ministerios se abocan ahora a solucionar el problema de la “soberanía alimentaria” porque es el tema que Chávez puso de moda, y mientras el CICPC se ocupa de analizar muestras de una exposición científica, en las calles de Caracas el hampa nos sigue matando. La Morgue de Bello Monte continúa con una patrulla improvisada como furgoneta recogiendo los cadáveres de los muertos de los fines de semana, los cuerpos que sí duelen de verdad. El TSJ continúa dando beneficios de libertad condicional a los asesinos de las bandas que la policía anuncia como “desmanteladas” por TV y graduando de delincuentes a los que por “mala leche” no se ven tocados por esos beneficios (que resultan ser más inocentes que los que si salen beneficiados). Los funcionarios policiales corruptos continúan financiando y protegiendo secuestradores, asaltantes de bancos y sicarios. Los tribunales continúan discriminando la aplicación de justicia con base en los que pueden pagar un soborno y los que no. Y a fin de cuentas, se sigue alimentando el monstruo insaciable de la impunidad. ¿Y la oposición? Nada esperanzadora: si no van y se reúnen con un personaje tan terrible como Aznar para impulsar una “hoja de ruta contra los gobiernos totalitarios”, entonces se limitan a seguirle el rastro a la agenda temática que impone Hugo Chávez. No crean, no accionan, no impulsan sus propias iniciativas, no salen de su parálisis post-electoral.

No estamos hablando paja. No nos referimos a un capítulo de alguna serie de TV. Hablamos de Venezuela y de una bomba de tiempo a la que cada vez el conteo se le va quedando más corto ¿A quién le estallará en la cara?

29 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno, desde el punto de vista del cual está escrito este post, deberíamos aplicar las medidas económicas que impuso el fondo monetario internacional en la época del "caracazo" y, por qué no, aumentar la gasolina y aplicarle la mayor fuerza represiva a la gente que salga a quejarse.

¿Por qué no..., por qué no atacar a esos que con una empresa controlan la mayor red de distribución de alimentos del país cuando deciden, por simple deseo, dejar de producir arroz a los precios regulados a costa de una población que necesita sus alimentos; por qué no atacar a una empresa que se ha instalado en el colectivo con una imagen de beneficencia al deporte y al amor, mientras no permiten que los pequeños empresarios surjan porque controlan las mencionadas redes de distribución; por qué no atacar a esos que convierten en carácter prohibitivo el consumo de ciertos alimentos como la carne y, en este caso, el arroz; por qué no si la empresa es de una familia que se ha encargado históricamente de manejar lo que le convenía del gobierno a su antojo, una familia... los Mendoza; por qué no si sólo es un interés político el hacer un boicot a la seguridad alimentaria de esos que no pueden comprar más que un kilo de arroz por mes; por qué no si todo se trata, como argumentan en este post, de política... juguemos política limpiamente sin producir hambre y sin pensar en un estallido social como el "sacudón"; por qué no vale si lo que queremos es que todos tengamos posibilidades de "meterle al saco las tres veces al día" y estos "grandes e ilustres empresarios" juegan con el pueblo sin importarles nada porque tienen sus inmensos capitales en el extranjero y las empresas en nuestro país sólo generan dividendos que redundan en supremas ganancias, pero para quién... para ellos, magnos empresarios; es más chico, por qué no dar la pelea y meter en carril a todos los que pretendan violentar nuestros derechos, haciendo de las instituciones algo respetable como lo hizo Samán en Carnavales, poniendo la cara seria a todos aquellos que en el terminal de la bandera pretendieron robarnos... es así, tenemos que dar la batalla en contra de los especuladores, ladrones de oficio y corruptos de nacimiento; por qué no si queremos cambios y que quede registrado que debería ser para ambos lados, pero estos "seudo empresarios" hay que ponerles la mano dura del Estado; y por qué no...?

Pedro Cordido

José Antonio dijo...

Vaya, habían demorado en postear!

Tremenda descarga visceral.

Solo me limitaré a responder la pregunta de cierre citando a Robert Kiyosaki: "En vez de analizar, los pequeños pollitos cierran sus mentes".
Esa bomba de tiempo explotará en la cara de esos pollitos.

Feliz noche

José Antonio/Josereportero

Yimmi dijo...

Pedro... te respondo citando de nuevo el texto:

"Porque desde el principio esta “revolución” no llegó para curar heridas, sino para vengarlas. Vino a sustituir unos nombres por otros (conservando algunos que simplemente se tiñeron de rojo la franela) pero bajo la premisa de la venganza, del desquite. No, qué va, la reconciliación no es un objetivo de este gobierno. Su lema es simple y terrible: Si no te gusta, te vas"

Y completo diciendo, porque una cosa es hacer cumplir las leyes y otra es institucionalizar la venganza como método único de reinvindicación social.

Chamo, el caracazo fue hace 20 años. Yo estuve allí, yo saqueé, yo vi, yo tengo ese olor a comercio saqueado empotrado en la memoria, pero no por eso voy a andar vengándome del mundo. No brother, la salida no es esa. La salida siempre estará en el diálogo y en la negociación, y sobre todo en la reconciliación.

Además, tampoco me creo el papel de Robin Hood del gobierno cuando hay un grupo de empresarios, sobre todo del sector de la banca, firmantes del "Decreto Carmona" que como ahora se arrimaron al mingo del poder, entonces gozan de la protección (u omisión, más bien) de las leyes.

Zhandra dijo...

Buenos días. Coincido con el análisis que formula Pedro, en tanto percibo, con el respeto que este grupo me merece, están colocando a las empresas que tienen el monopolio de alimentos en un papel de víctimas que definitivamente no les va.

Por otro lado, convengo con lo expresado por Yimmi en su comentario, cuando se refiere al enriquecimiento de algunos de los firmantes del decreto Carmona, que se han hecho ricos con impunidad, simplemente "arrimándose al mingo", como decimos en buen criollo.

El tema de la venganza, ciertamente es harina de otro costal, pero en modo alguno debe utilizarse para minimizar un hecho de raíces y manifestaciones tan profundas como "El Caracazo". Amigo Yimmi: "El Caracazo" fue más que saqueos y venganza contra los acaparadores.
Saludos,
Zhandra Flores Esteves

Anónimo dijo...

El gobierno venezolano se está quedando cada vez más sólo. Es interesante ver cómo personas y grupos que normalmente podríamos identificar como "ni ni", están tomando cada vez más partido en contra de Chávez. Lamentablemente, es necesario recordarlo (principalmente a los pollitos) el presidente está interesado en dividir al país para generar un conflicto violento y favorecer a las empresas transnacionales. El presidente Chávez no es nacionalista, mucho menos latinoamericanista. Es un agente encubierto de intereses ocultos como el Club Bildelberg y la logia Iluminatti. Al igual que Fidel Castro que busca polarizar el panorama político de la región y favorecer el control social. ¿Todo esto con que fin?: Mantenerse en el poder. Los que estén interesados en saber más de estas organizaciones conspiradoras, busquen en internet. ¿Que tán profundo están dispuestos a llegar en el agujero del conejo? ¿cuanto más van a tardar? Abran los ojos.... y Venezuela, mosca con este tipo de personajes encubiertos. Son lobos en pieles de oveja.

Yimmi dijo...

Zhandra, cuando yo hablo de la venganza me refiero a la utilización de la misma para reinvindicar socialmente a los que antiguamente eran "excluídos". No me refiero al Caracazo como tal, tengo bastante claras las causas del 27F. La venganza es en todo caso una consecuencia de ese momento histórico. Cada vez que el Presidente afirma que "todo empezó el 27F", desconociendo incluso las luchas sociales de mucho antes (50's, 60's, 70's), precisamente allí está diciendo que el llegó a vengar a los excluídos. Por eso también utilicé el simil de Robin Hood.

¿Minimizar el Caracazo? Eso es algo que nadie puede hacer, aunque muchos querrán hacerlo.

Yo estoy de acuerdo con Pedro en tanto que los Mendoza, y cualquier familia de poder en el país, no son ningunos santos, ni son víctimas tampoco. De hecho, en el texto lo decimos. El asunto es que el Estado necesita del capital privado así como los empresarios necesitan al Estado, y en ese sentido precisamente se han solucionado conflictos con otros personajes como Cisneros o Salvatierra. Nosotros siempre pensaremos que el diálogo es la salida, claro está, no hablo de negociaciones a espaldas del pueblo, sino de hacer cumplir las leyes en un contexto donde todos salgamos beneficiados.

robert dijo...

Lo que no se menciona aqui, y una de las razones por lo cual los precios en Venezuela suben y suben sin parar es el bendito tema del dolar. Desde el Viernes negro, cuando el 4.30 dejo de existir, todos los precios de TODO en Venezuela han dejado de tener logica. Cuando un empresario ve que en cualquier momento puede venir una devaluacion, lo unico que le queda es sumar un porcentaje a su costo. Es muy facil esconder especulacion en este porcentaje. Y como casi NADIE sabe CUANDO el Bolivar se va a desplomar, pues a clavarlo se ha dicho. Nadie va a montar un negocio para perder, sea facista, centrista o socialista. Un perfecto ejemplo de esto lo vi el ano pasado en Julio. En el mercado paralelo se cotizaba el Bolivar a 3,500. En Diciembre, habia llegado a 7,000. Todavia en Julio, todos los precios no regulados estaban calculados a 7,000/$. Nadie bajo sus precios para reflejar un dloar a 3,500. La falta de control del gasto por parte del Ejecutivo, la desconfianza y aprovechamiento de dicha desconfianza por parte de muchos son dos de las bases de esta trama. Y como siempre, hay aquellos guisadores (oficiales y opositores) que solo piensan en su propio bienestar y pal c**o los demas. Esto, lamentablemente ha sido el modus operandi en Venezuela desde su fundacion como nacion. La pregunta es, entonces, como parar ese ciclo? Y cuando?

Ricardo Andrade dijo...

A mí lo que más me preocupa es el personalismo. Anoche veía a Chávez diciendo estas aladas palabras con respecto a Polar: "de lo que ellos no se dan cuenta, es que mientras más se meten conmigo, yo más avanzo"... Ese no se parece al discurso de un Jefe de Estado obligado a representarnos como pueblo, ni siquiera el de un paladín de la libertad, un justiciero al estilo Zorro o Robin Hood... sino simplemente el de un caudillo que impone su voluntad en nombre del "interés nacional".
Y resulta que el interés nacional es realmente que podamos comer y también vivir en paz.. Acá se necesita diálogo y lo que nos preocupa -como expresamos en este texto- es que parece haber una posición oficial e institucionalizada que se cierra al diálogo... Para que haya diálogo tiene que haber condiciones y hay sectores poderosos que parecen visiblemente interesados en que esas condiciones no existan...
Resulta que el Estado, tanto como las empresas, está jugando a la maximización de sus intereses.. Y el problema es que ambas partes tienen que ceder, sin soberbia, con inteligencia y los pies puestos sobre la tierra...

Anónimo dijo...

Comprendo las posiciones planteadas por Ricardo, Yimmi, Zhandra e incluso la de Robert que expone otro problema de los venezolanos como sociedad.

A ver, vamos por partes. Primero hay que menospreciar a aquellos que nos consideran como "pollitos" o ovejas, porque si de insultar se trata podemos hacer unas cuantas líneas para descargar todo la carga "visceral" en aquellos que manipulan a la población dar oportunidad de presentar los 360° de la información para que los mismos se formen una idea global. Así que prefiero obviar comentarios inherentes a irresponsables de la comunicación.

Por otra parte, coincido con Yimmi en pensar que la impunidad ha tomado terreno en nuestras instituciones, pero hace falta preguntarnos por qué. Es que acaso el Estado venezolano esta compuesto por un Chávez en cada puesto de trabajo, es que acaso no hay gobernadores, presidentes, directores y demás puestos que dirigen las instituciones del Estado y todos los entes que lo componen. Hay que preguntarnos como sociedad por qué existe tanta corrupción y vale destacar que la misma no comienza cuando entregan un cargo de poder a tal o cual, no, comienza desde el hogar.

También podemos recordar las palabras de diálogo, sin embargo pensaría, poniéndome en los zapatos de aquel que es el presidente de todos los venezolanos: ¿Con quién voy a dialogar; con empresarios que apuestan al desabastecimiento para crear un clima adverso que propicie la desestabilización; con aquellos que buscan ciegamente que el gobierno caiga por vías violentas; con aquellos líderes opositores que participaron y fomentaron el "carmonazo" y convirtieron a Caracas en un caos armado e inundado de muerte; o con los líderes estudiantiles como Ricardo Sánchez quien ha actuado como títere de los intereses de ciertos partidos políticos; con medios de comunicación que afirman mentiras basadas en medias verdades y no plantean los 360° de la noticia; con quién...?

Es cierto que el discurso de este mismo presidente de todos los venezolanos transmite un mensaje con cargas fuertes, pero es él... y qué pasa con el resto de las instituciones. Es muy fácil juzgar desde fuera y sin conocimiento profundo de las causas.

Anoche discutía con un profesor sobre el papel de los medios de difusión de información y comentábamos que si se puede destacar el problema político en temas de opinión, pero jamás se discute sobre temas de la formación de una mejor ciudadanía y, en consecuencia, de una mejor sociedad. Entonces, con qué bases podemos fundamentar la actual sociedad venezolana más que la presentada en novelas como "Por estas calles", donde droga, corrupción y malandraje son la cotidianidad.

Todos tenemos que participar para construir y dialogar cuando las condiciones estén presentes, pero una básica es ponerse en los zapatos del otro y los que quieren análisis profundos deberían colocarse en las suelas de aquellos que los adversan, comenzando por los zapatos del actual presidente.

Pedro Cordido

Yimmi dijo...

Perfecto Pedro. Estoy de acuerdo contigo en la mayor parte de lo que dices.

Y fíjate que puedo responder a tu interrogante acerca de con quién dialogar.

Para empezar, si de reconciliación se trata, lo primero que hay que hacer es reconocernos mutuamente y olvidar errores del pasado. Lo hizo Caldera con Chávez cuando lo indultó, lo hizo la antigua CSJ cuando le permitió ser candidato y luego cuando le permitió convocar la Constituyente. Pero por más que intento recordar un gesto similar (en práctica, no en discurso) de parte de Chavez, no logro dar con nada. Salvo un intento de mesa de negociación poco sincera por allá por los años de las marchas.

Entonces, el "Carmonazo" debe quedar atrás. La mayoría de sus autores intelectuales hoy están muertos políticamente y otros, como Salvatierra, han sabido esquivar el asunto hábilmente. Pero otros, que han demostrado con hechos haberse alejado de ese camino y tomar el camino democrático, siguen pagando el estigma "golpista", cosa curiosa porque en los políticos locales bien cabría la frase: aquel que no sea golpista, que lance la primera piedra.

Luego, tenemos una lista más o menos representativa de gobernadores y alcaldes. Allí hay autoridades electas, escogidas por los electores, votadas por los mismos mecanismos que colocaron a Chavez donde está, e interlocutores válidos, al menos formalmente hablando. Incluso hay mecanismos legales: activar el Consejo Federal de Gobierno sería un muy buen primer paso.

También concuerdo con el asunto de la ciudadanía, incluso hemos hablado de eso aquí en el Blog. Pero también es cierto que el propio Chavez ha provocado estos niveles de dependencia de las instituciones con su liderazgo, y no hay que citar muchos ejemplos para sustentar esto. Por eso me sorprendió que el Presidente se preguntara qué hacía la AN, esa respuesta era fácil: Estaba ocupado aprobando la reforma y la enmienda, señor Presidente, encargos suyos.

El asunto es que por aqui creemos menos en las verdaderas intenciones de diálogo por parte del gobierno. El gobierno no quiere ver más allá de sus narices y solo quiere imponer un proyecto apoyado por la mitad del país, en detrimento de las dudas de la otra mitad, y eso mi querido amigo, no es sano. Salvando las distancias, por ahí empezaron los problemas en Palestina.

Erick dijo...

Sólo para la reflexión…

El diálogo, considero yo, no se puede dar sólo entre quienes coincidimos con unos ideales o con unas creencias. No pienso citar a nadie para sostener mi posición al respecto. Particularmente considero que en nuestro país, atendiendo a nuestra realidad, es necesario el diálogo con todos los sectores.

Es sumamente importante no dejar pasar las preguntas que formula Pedro, en cuanto a las personalidades con las cuales dialogar.

Considero que es sumamente peligrosa esta especie de “clasificación” o “categorización” que ha hecho Pedro de los actores del diálogo, más aún cuando esas definiciones o calificaciones quedan a discreción del presidente Chávez.

Citando al compañero: ¿Con quién voy a dialogar; con empresarios que apuestan al desabastecimiento para crear un clima adverso que propicie la desestabilización…? Ese discurso me parece conocido… Y no es que sea del todo falso, pero hay que tener cuidado; más en un país donde todo aquel que no esté de acuerdo con propuestas hechas por el Presidente, es tildado de “opositor”, por decir lo menos…

No es que yo venga acá a defender a cierto grupo empresarial, ¡que va!... Quienes me conocen saben que no es así. Quienes me conocen saben cuanto tiempo de mi tiempo dedico a trabajar en mi barrio por los chamos que ahí viven, por una realidad distinta, mejor, esperanzadora. Pero creo que si en nuestro país hay dos sectores, cuatro sectores, varios sectores opuestos, que logran aglutinar, cada uno por su lado, apoyo de amplios sectores de nuestra sociedad, la vía más idónea, entendida dentro del marco de una CULTURA DEMOCRÁTICA, (que no es lo mismo que un sistema político democrático) es el diálogo.

No con esto quiero decir que aquellos quienes hayan violado la Ley, hayan incurrido en delito o hayan atentado contra la seguridad y estabilidad del país, contrariando nuestro marco legal, no deban pagar por ello. Deben asumir su responsabilidad. Deben rendir cuentas ante la Ley. Pero el problema es que, al parecer, los órganos encargados de suministrar justicia en este país no funcionan como debe ser.

Ante la ausencia de un sistema de justicia eficiente, ¿será que asumiremos como corruptos, delincuentes y golpistas a aquellas personas que, a juicio del Presidente y/o de los representantes del Gobierno, sean consideradas como tales?
Sólo para la reflexión…

Luis dijo...

Totalmente de acuerdo con lo expresado por Yimmi y Erick.

Al anónimo que posteó antes que Yimmi le pregunto:

¿Por qué los golpistas del 2002 son más golpistas que los de 1992?

Anónimo dijo...

Les dejo un artículo de Stefania Mosca publicado en el diario Últimas Noticias del este domingo 15 de marzo: Seguros

Llevo horas esperando la clave del seguro para salir de la clínica. Afuera en emergencias, en cambio, esperan la clave para entrar. También esperé lo mío, pero no tanto como hoy, que me han dado de alta y, como imaginarán, lo único que deseo es marcharme, disfrutar de mi salud, ver el cielo abierto y olvidar la enfermedad; y si es posible, salir sobre mis propios pies. Pulso el botón de la enfermería.

­Por favor, si pueden venir a retirarme la vía.

Es decir, un catéter que lleva una semana adherido a mi brazo, recibiendo ­exitosamente, eso sí­ el tratamiento. Antibióticos, hidratación y otra categoría de medicamentos intravenosos de los cuales, como pueden suponer, no tengo ni idea. La clínica está full; sin embargo, no puedo entregar la habitación.

El seguro no ha aprobado aún mi cuenta. ¿La aprobará? Espero que el terror no desmejore mi condición.

­Enfermera, por favor, tengo inflamado el brazo y ya no necesito el suero, mucho menos el calmante. Son las dos de la tarde y me dieron de alta esta mañana a las nueve.

­¿Tiene la tarjeta amarilla? ¿Tarjeta amarilla? ¿La de URD? De qué hablaba, lo ignoro. Más bien lo ignoraba, lo supe y lo diré a su tiempo. Volvamos a esta historia cómica, que forma parte de la tragedia de los venezolanos afiliados con esperanza a las tan renombradas pólizas de seguros médicos.

La vía seguía funcionando.

Por ella fluía lentamente una gota de suero que justificaba su funcionamiento. Pasan otra dos horas y mis amigos ya estaban con tortícolis, sentados sobre la maletita de ruedas, la silla o el escaso sofá.

­Enfermera, por favor.

­Ya vamos...

Y no vienen. Me parecía raro que la diligencia que mostró el equipo de enfermeras hasta ayer y durante los días y noches de mi hospitalización se tornara en indolencia, justamente ahora que me dieron de alta.

Pasaban las horas y en admisión no recibían respuesta del seguro. Faltaba un papel, un informe. Faltaba personal administrativo. ¿Quién sabe? Seguía en la habitación, presa, atada mi vía, hasta que llegara la tarjeta amarilla que validaba mi salida.

­Pero ­le juré a la enfermera­ yo no voy a irme. Quíteme la vía.

­Es imposible, son normas de la clínica y, aunque no lo crea, se han escapado varios pacientes.

­¿Sin pagar? "Qué bueno", pensé dentro de mí, "hay personas con suerte".

El sistema del dinero, su cultura, nos tiene metidos en estas y otras pesadillas tragicómicas; como ver las inclementes subastas que se adelantan en Estados Unidos de las casas que fueron expropiadas por no pagar sus propietarios las hipotecas blandas que la banca les había facilitado. Sin casa, sin su hogar feliz tan feliz, los antiguos dueños ven sus propiedades subastadas, compradas por los inversores a menos precio del que pagaron en la inicial. Los especuladores, nuevamente reyes de la lógica capitalista, sin escrúpulos, propinan la crueldad globalmente.

Entre nosotros, nuestras élites, inconscientes, sumisas, pitiyanquis, juegan al mismo juego: especulan, acaparan, nos dejan sin arroz, sin papel higiénico, sin medicinas, sin lo que sea, sin pensar por un momento que su país enfrenta, como el mundo entero, el desmoronamiento, la catástrofe del sistema financiero. Arriesgan nuestras vidas. Hacen sus negocios. Nos ponen a la intemperie. Nos hacen miserables, sospechosos. Nos quitan la esperanza de poder construir otro modelo, otra realidad.

Mientras que yo, víctima de la ley de probabilidades de las pólizas de seguro y el inhumano ejercicio de la medicina, sigo en mi espera y ya, de verdad, no aguanto el brazo.

*Interesante para la reflexión de los que defienden a empresarios que usan capitalismo -más bien salvajismo- como medio para lograr su objetivo: riqueza.

Pedro Cordido

Anónimo dijo...

En referencia al primer comentario posteado, me pregunto simplemente ¿Por qué atacar? En todo este tiempo que el gobierno ha "luchado por defender al pueblo venezolano" de cuanta amenaza interna o externa aparezca en el panorama ¿qué hemos ganado? ¿a quién derrotamos? "Atacar" no es una estrategia válida porque en contra de lo que predica el gobierno: NO estamos en guerra.

Este proceso político ha querido mostrarse como de vida o muerte y la oposición ha decidido seguirle la corriente y vivir escandalizada ante "los avances del enemigo". Como consecuencia estamos en cero, el diálogo no se propone como búsqueda de respuestas efectivas sino como táctica guerrerista para ver quién grita más duro o más feo.

Coincido con Erick al creer que el diálogo es una vía válida para resolver conflictos entre contrarios, y creo que se puede dialogar con cualquier sector excepto con aquel que no está dispuesto a escuchar críticas, excepto con aquel que sólo espera aceptación y sumisión... se puede argumentar ante cualquier propuesta menos ante el "Atención Fir" de un militar.

Caro

Luis dijo...

Muy de acuerdo con Caro.

Casualmente leí un comentario en un blog que se llama Panfleto Negro, y una persona acertadamente decía de que la única forma de alacanzar un debate productivo, donde las partes en conflicto puedan discutir civilizadamente, era a través de la aplicación del principio de la caridad, que consiste en partir del punto de vista en que mi adversario también quiere el bienestar para todos. Lo que nos llevaría a enfocar la disputa desde un enfoque tipo todos buscamos los mismo, solo que diferimos en el como. Lo que hace más factible el alcance de acuerdos.

Yimmi dijo...

Vaya Pedro, de verdad que me tienes sorprendido. No se chamo, sinceramente yo te tomo como un tipo inteligente, no solo porque lo que conozco de tí de la ECS sino también por tus participaciones anteriores en el Blog. Pero me temo amigo que te estás radicalizando y volviendo tan obtuso como nuestro Presidente.

El artículo de UN que colocas produce náuseas de los manipulador que es. Porque viene siendo más o menos lo mismo que dicen los chavistas de los "escuálidos" que disfrutan de las dádivas (no beneficios obligatorios, no) de su gobierno (no el de todos, no), pero al revés: Una chavista que disfruta un beneficio del Capitalismo y se queja de la parte frívola que ese servicio pueda tener. Yo, sin ánimos de ser engreído sino de parecer en todo caso más lúcido, pudiera escribir un artículo sobre los Seguros criticando cosas muchísimo más graves que el proceso de alta. Por Dios Pedro, yo tengo una hija, y en varias ocasiones me ha tocado utilizar mi seguro privado (que pago en nómina), pero también el Seguro Social (¡Que también pago en nómina brother!) Y la única diferencia que he conseguido entre una y otra, y que definitivamente es lo que me hace volver a una y a otra según mis posibilidades, es la personalización de la atención de los médicos del IVSS (Instituto donde labora mi esposa), pero también la ausencia de medios (suministros, medicinas, instrumentos) de estos últimos... ni hablemos de los pobres sueldos de los trabajadores de la institución, la más olvidada por este gobierno.

¿Barrio adentro?, supongo que desde que me mudé de La Vega no soy merecedor de esa "dádiva" de "su" gobierno, pero mi Madre, que vive en El Limón (Carretera vieja Caracas-La Guaira) cada vez que va la engañan. ¡La engañan chamo! Nunca han atinado con un diagnóstico, ya nosotros sabemos cuál es su mal, pero ella sigue asistiendo a "los cubanos" porque 1: Los hospitales del IVSS no tienen insumos y 2: No tiene dinero para asistir al sector salud privado. Entonces acude con alguna esperanza de recibir al menos un alivio a sus dolores, y a cambio recibe muy buena "atención", si, pero también un tratamiento que en nada tiene que ver con su mal ¡Hasta le han dado pastillas de efecto placebo chamo!

¿Tu sabes que es terrible en los seguros? Que yo no pueda asegurar a mi Madre porque tienen lo que ellos llaman "enfermedades previas". ¿Dónde está la crítica a eso en el artículo de Stefanía Mosca? No, ella critica su caso, un caso aisladísimo de todo lo que es la crisis de Salud en Venezuela.

A veces es sorprendente las cosas de las que se agarran los defensores del gobierno para justificar lo injustificable... ¡se parecen tanto a la oposición!

Por cierto, ¿tienes tú, Pedro, alguna experiencia directa con el IVSS o con Barrio adentro? ¿O también eres de los que disfruta los servicios del capitalismo salvaje solo para criticarlos?

Dan Devresse dijo...

Ya no me sorprende ni lo que haga el gobierno ni la forma en que lo ejecute. ¿Que se puede esperar de un tipo que recomienda el uso de la pasta de coca?¿ Y de una asamblea nacional que lo aplaude por eso? ... ¿Que se puede esperar de un pueblo y un gobierno que justifica el caracazo? Yo tambien vivi el caracazo y lo que robaban era televisores y equipos de sonido.Era una especie de histeria bandalica colectiva. Ahora justifican las cosas diciendo que fue la television capitalista que le metio esas cosas en la cabeza "al pueblo", mentira! cuerda de vagos!
¿ Que se puede esperar de sujetos que aun se comen el cuento del empresario malo y "acaparador" de la transnacional golpista?
El futuro de este pais es negro , muy negro... Hace 10 años dije " dentro de 10 años estaremos hablando de lo mismo y la cosas seran peores" , hoy esa frase la puedo repetir sin temor a equivocarme!!!!

Yimmi dijo...

Dan Devresse, debo corregir algunas de tus apreciaciones. Estamos viviendo tiempos donde las posiciones radicales están tomando fuerza y eso no me gusta para nada.

1. El Presidente no recomendó usar la Pasta de Coca. Ese episodio fue un lapsus mentis que Globovisión explotó hasta la saciedad como es de costumbre ya. El Presidente y Evo defienden el uso de la Hoja de Coca. Tengo mis reservas sobre el tratamiento histórico que le dan al uso de la plantita en cuestión, pero eso es otro tema.

2. Brother... el Caracazo fue mucho, muchísimo más que unos vándalos robando televisores y equipos de sonido. Ojo con ese tipo de afirmaciones, porque no solo contribuyen a la polarización, sino que reflejan el profundo desconocimiento que puedes tener del tema. Hubo actos vandálicos, sí, pero también hubo rabia, crímenes, represión en su máxima expresión, persecución política al mejor estilo "disparen primero y pregunten después", y creo que ya lo había dicho antes, es una fecha que no se puede justificar ni atacar, sino analizar para aprender de ella.

3. El mito del empresario malo y acaparador, es tan falso como el mito del empresario benevolente y responsable social. Nadie es 100% malo ni 100% bueno. Solo es cuestión de intereses. Si la Responsabilidad social, significa ganar dinero, los empresarios la adoptarán como propia. En cambio si la especulación y la manipulación de la producción es más rentable, ya sabemos que camino van a tomar. Ese no es el punto, el punto es DIALOGAR y NEGOCIAR... ¿Es que es tan difícil de entender?

zarqawi dijo...

Estimados:

Un saludo a todos. Ante nada, quisiera reivindicar este foro como espacio de diálogo sosegado y crítico. He visto que durante los últimos comentarios el tono ha venido subiendo, y esa no es la idea, así que abogo por una vuelta a la calma y sensatez, como parece hacerlo Yimmi en su último comentario.

Estimado Pedro:

Concuerdo con el compañero Yimmi que el tema de los seguros médicos no parece tener relación con el tema que discutimos.

No seré yo el que defienda el tema de los seguros en Venezuela, y menos a las clínicas privadas. El servicio de estas últimas se asemeja mucho al que se PRESTABA antes en los hospitales, y la actitud de los seguros es como si estuvieran tratando con mercancias de cualquier tipo, con plástico, pero no con seres humanos.

Es bastante desagrable y frustrante, por decir lo menos, sobre todo considerando la gran cantidad de dinero que hay que pagar por estar asegurado.

De hecho, la situación con los seguros acá evoca al documental de Michael Moore "Sicko", sobre los negocios y maltratos de las compañías de seguro en los EE.UU.

El tema acá es precisamente ese: Estados Unidos no tiene sistema de salud público gratuito, y Venezuela, aunque sí lo tiene formalmente, lo ha perdido en la práctica por su colapso. Por eso hablaba del servicio que se PRESTABA antes en los hospitales, porque el que se presta hoy en día es un desastre mucho peor.

Es por ello que la gente tiene necesidad de las aseguradoras y las clínicas privadas. Les aseguro que si la salud pública funcionara, habría muchísima gente que no pagara seguro, y las clínicas tendrían que mejorar su servicio acordemente.

Sin embargo, el enfoque del gobierno actual probablemente nos lleve en un futuro no muy lejano a una intervención de clínicas y aseguradoras, y ningún esfuerzo sustantivo por levantar el sistema de salud público nacional.

Pedro, quisiera preguntarte sin ánimos de polémica: ¿Te atiendes en clínicas o en iniciativas públicas como los CDI o Barrio Adentro, u hospitales?

Yo he ido bastante a hospitales, y dejamos de hacerlo cuando de verdad nos preocupamos en que iba a pasar una desgracia. Afortunadamente podemos permitirnos seguro, aunque con mucho esfuerzo y las frustraciones ya descritas.

Recientemente tuve una experiencia cercana con Barrio Adentro. A mi novia la mordió un gato, y ella fue a atenderse a un módulo de Barrio Adentro en Puerto La Cruz. La Dra. le puso el toxoide antitetánico y le mandó penicilina. Mi novia, afortunadamente, es hija de médicos, y le dijo que era alérgica a la penicilina.

Acto seguido la Dra. le recetó otro sucedáneo de la penicilina. Mi novia no le dijo más nada y se compró su propio antibiótico...Pero si mi novia hubiera sido una persona sin conocimientos en el área, probablemente se muere de shock alérgico.

Acto seguido, como no le hicieron bien la limpieza, se le infectó el dedo. A los dos días tuvo que venir a Caracas para una clínica a una intervención de drenaje.

No lo vi en Globovisión. Es un caso cercano de la vida misma pues...Reality kills !!

¿Te parece ese un modelo para exportar? ¿No crees que antes de mirar con ganas de regulación a seguros y clínicas, habría que revisar eso?

Un saludo a todos, seguiremos comentando....

José Antonio dijo...

Lamento mucho que el Sr Pedro Cordido se haya sentido aludido con el comentario de "los pollitos". Nunca fue mi intención hacer un comentario con ánimos de insultar, pero como dice el saber popular: "quien se pica es porque ají come"

Mantengo mi posición, aún cuando sea menospreciada. La invitación es para reflexionar sobre las realidades de cada quien.

Vamos a hacerlo como ejercicio, vamos a cuestionar todas esas historias que se dicen aquí. ¿Acaso son tan crueles en las clínicas privadas tal y como lo reseña el Sr. Cordido? ¿Acaso los médicos de Barrio Adentro son tan incompetentes como lo reseña Zarqawi?

¿Habrá alguna manera de conocer con certeza qué está sucediendo en el país?

Esto es lo que me comentó un ciudadano panameño, al cual le pregunté su opinión sobre el proceso político venezolano: Chávez es luz para afuera y oscuridad para adentro. Además dijo que le gustaba la manera de hablar, el discurso en contra de EEUU y que si se postulase para presidente de Panamá, él votaría por Chávez.

Bonito discurso, pero lamentablemente el país sigue teniendo serios problemas de salud y seguridad, por no ahondar en otros.

¿Acaso es la realidad lo que estoy diciendo, o son puros inventos?

Busquemos las respuestas, vamos a pensar, reflexionar. Abrir la mente para entender la posición del otro. Investigar y llegar a la fuente primaria, esa que se ve directamente sin anteojos, que se huele, que se palpa, que se llora, que se ríe.

Vamos a contar los éxitos, y también los fracasos.

Una vez más, pido disculpas si alguien se siente pollito. Antes de ofenderse Sr. Cordido, mejor hubiese sido que reflexionara sobre la frase.

Feliz noche para tod@s!

Anónimo dijo...

Me he sentado a leer y releer los diversos discursos y a analizar sus planteamientos, a denotar el índice de sentimientos arrojados en ellos. Ciertamente, los post y la conversa han subido su tono, pero han subido desde el inicio: "Problemas como arroz", allí se realizan señalamientos bien severos que más que análisis son vísceras puras. De este modo, se pregunta el autor como por arte de magia: "Hablamos de Venezuela y de una bomba de tiempo a la que cada vez el conteo se le va quedando más corto ¿A quién le estallará en la cara?".

Si hablar de ideas y de debates es referirse de este modo a algún tema, por no desglosarlo entero, y mencionarlo con ese tono en alto, entonces habrá que aplicar un análisis del discurso para marcianos, porque el que estudiamos aquí nos dice que tenemos un infierno y que tenemos que alarmar a todos para hacer un cambio radical. Y recuerdo algo que se discutía hace poco: "dime como hablas y te diré que medios consumes". Entonces, desde el inicio y debes admitirlo Yimmi, estás pasado de tono. Y conste que te menciono por la personalización de tus comentarios que, además de irónicos, son peyorativos al juzgar mi inteligencia; o es que para ti la inteligencia es poner una bala en los sesos del Presidente de todos los venezolanos... una buena pregunta para la reflexión y cosa que sería contraria totalmente al discurso de diálogo que vienes "promulgando".

Ahora responderé a la personalización de preguntas: En efecto he pasado por varias instancias de la medicina venezolana. La primera fue con una gran cortada realizada por un niño no mayor de 14 años en las cercanías de Plaza Venezuela y la UCV. En esta disfruté de un servicio de calidad, en el cual tuve que esperar que mi seguro pasara... algo así como una hora y media mientras tenía una herida de 13 puntos posteriores. También pasé por el IVSS donde cada uno de los empleados que me atendió fue un bárbaro grosero, además de las inmensas colas que tuve que realizar para sustentar un reposo médico; reposo que fue suscitado por un barrio adentro al que llegué con una herida causada por un traspié en mi moto, allí me atendió una cubana, medio engreída pero simpática, que me suturó y me dio todas las medicinas para todo el tratamiento gratuitamente. Ah, y lamento a aquellos que han experimentado vivencias negativas con la salud de sus familiares o gente cercana, pues yo viví una experiencia similar con mi abuela a quien los médicos de "alta paga" diagnosticaron cáncer de pulmón luego de 4 tratamientos para las vías respiratorias... pasaron meses cuando, después de varios "médicos" -si se les puede llamar así a traficantes de la medicina-, diagnosticaron metástasis... Entonces sí, sí puedo decir que entiendo y comprendo la situación de "cabo a rabo".

Así, te agradezco Yimmi en particular, ya que los demás denominan su forma con sus palabras y ataques, que moderes tus palabras, porque si piensas ser un “buen comunicador” no puedes andar imitando a la Colomina ni a la Cuenca, ¡mosca!

Por otro lado, de todos estos temas tenemos que repensar la idea de crisis, estamos pasando por un momento histórico donde las conciencias están despertando con el bombardeo de información. Así, podemos saber que la salud está en crisis, pero nuestro pueblo, es decir nosotros, también. Lo estamos porque no reconocemos con certeza qué está bien o mal, porque no conocemos la verdad y sólo sabemos medias tintas -que de paso son manipuladas- y porque nos enemistamos por acciones que ejecutan otros, que ni siquiera podemos cambiar.

Como has mencionado Yimmi, antes he publicado en este blog la importancia de la participación ciudadana; y es que hasta hoy día estamos dormidos y criticamos sólo aquello que nos dicen que critiquemos; no tenemos sentido común porque no tenemos idea de qué es verdad y qué está bien, y denótese que me incluyo porque ningún ser humano tiene toda la verdad, pero si puede afrontar decisiones si tiene los 360° de la información. Es por ello que estos espacios son tan importantes; son lugares que, sin temor a represalias, podemos ofrecer nuestro punto de vista. Hasta podría afirmar que ha sido un experimento interesante para observar reacciones, tanto la tuya como la de tus lectores y creo que ese es el análisis que debemos hacer todos, allí se hallan muchas respuestas.

Y por cierto, soluciones, soluciones hay... ¡Vamos a tomarnos unas cervezas y sentémonos a celebrar porque estamos despertando!

Pedro Cordido

Yimmi dijo...

Ojalá nuestro Presidente pudiera tomarse un tiempo para beberse unas birras y reflexionar sobre su "radicalización" del proceso.

Pedro, quizás aciertes en que el texto es un desahogo, un desahogo que responde a la aceleración de un modelo de gobierno que le ha dado relevancia a la toma del poder político y muy poca a las acciones para solucionar los problemas más importantes de la sociedad. Una vez escuché a Freddy Bernal ofreciendo disculpas por no haber tapado los huecos de las calles de Caracas porque estuvo ocupado en el problema político. Eso fue en una Cumbre de izquierda en el Teresa Carreño en la que trabajé como sonidista. Lo irónico del asunto es que hoy todavía hay huecos y todavía sigue privando la política por encima de todo.

Sí, sería muy bueno para el país que el Presidente comenzara a callarnos la boca a todos a punta de verdaderas acciones revolucionarias... es interesante que menciones lo de "sin temor a represalias", porque precisamente por temor a represalias es que no aparecen en la columna derecha todos los nombres de los integrantes de este Blog ¡Sería tan revolucionario que mis compañeros no sintieran temor a las represalias!

Te acepto la cerveza, Solera azul es mi favorita.

Gracias a todos por participar y disculpen que los haya ignorado... la cosa se personalizó y fue mi culpa. Sigamos dialogando.

PosData cuasi-off the record: ¿Colomina y Cuenca? ¡Te pasaste! Yo no me atrevería nunca a compararte con... ¿Mario Silva?

Dan Devresse dijo...

Hola Yimmi:

Estuve fuera de accion varios dias por gripa, por eso no te habia respondido.

Lo primero es que ¿como "puedes corregir apreciaciones" ? Son solo eso : apreciaciones y cada uno tiene derecho a tener la suya y a que se le respete.

1) El presidente SI!!!!!! recomendó el uso de la Pasta y Hoja Coca. Lo repitió siete veces ( para el caso de la pasta). Estoy muy bien documentado sobre el tema pues analizamos el video en el CLIAD con el profesor Matute, creador de la catedra antidrogas. En todo caso si fue un "lapsus mentis" a la fecha el presidente no se ha retractado.

2) Estoy de acuerdo que hay que analizar al caracazo y aprender del fenomeno. Sin embargo de ninguna manera justificare ese comportamiento.

3)Lamentablemente las empresas no trabajan en funcion de ayudar a los demas. Se presta un servicio o se ofrece un bien que debe se objeto de remuneracion. Cosa que no entiende Chavez.Debe impulsar el desarrollo de la industria, las inversiones extranjeras. Lo demas viene por añadidura ( por ejemplo donaciones, labor social) sea por que son buenos en verdad o no. Eso no importa
Saludos

Yimmi dijo...

Dan, el asunto es que tus "apreciaciones" (que no veo por qué no se puedan corregir, o refutar, que fue lo que yo hice) son las típicas apreciaciones extremistas que no solucionan el problema de la división del país.

A mi personalmente no me interesa ya el Presidente, me interesa la gente, ustedes que leen esto, mi familia, mis vecinos. Los que padecemos día a día los problemas que el gobierno deja de atender y los problemas que añade a la lista con sus misiones ineficientes y excluyentes y su empeño en politizar todo. Y a esa gente no le puedes llegar diciendo que no justificas el 27F porque "lo que hicieron fue robarse unos televisores".

Igual pasa con ese pensamiento de que las empresas solo deben existir en función de una transacción comercial. Eso no es así hermano. Ese es el típico pensamiento tradicional del mercadeo de los años 50. Hoy vivimos otros tiempos. Hoy las organizaciones son parte de la sociedad y como tal, deben establecer mecanismos de intercambio entre ellas y el exterior. Mecanismos de comunicación entre empresa y cliente, o usuario, o como se le llame. ¿Por qué? Tan sencillo como que los consumnidores somos mucho más inteligentes que en el pasado. Lo que no puede esperar una empresa es a que el Estado la obligue a establecer esos mecanismos. Mucho menos ejercer prácticas manipuladoras como primera opción ante las regulaciones del Estado. Desde un principio debió privar la búsqueda del diálogo.

Es lo mismo que ocurre cuando empezamos a referirnos al otro con epítetos de cualquier clase, como "pollitos", por ejemplo. Uno podría cargar contra los políticos, porque a fin de cuentas son ellos los responsables de todo el asunto, pero no contra los militantes, seguidores, votantes, ciudadanos de a pie. Porque eso solo genera rencores y odios que en nada nos van a ayudar.

Erick dijo...

Bueno, muchachos… Tengo que manifestar mi complacencia al ver que se ha generado todo este debate. Cuando se publica un escrito, y hasta ahí llega la cosa, es un poco deprimente y lamentable.

No quiero calificar el debate que acá se ha generado, ni cuestionar la calidad del diálogo propuesto. Lo interesante es que se ha propuesto DIALOGAR. Y eso quiere decir que estamos ESCUCHANDO a un pueblo (esa gente con la que nos tropezamos en la calle, que clama por él).

Claro, si nos ponemos a evaluar cada uno de los comentarios, vamos a encontrar aspectos cuestionables en cuanto a la concepción de diálogo que manifiesta cada uno (me incluyo). Pero creo que lo importante es que estamos llevando adelante una experiencia distinta que se convierte a la vez en sustento de lo que como venezolanos, le estamos proponiendo al país: dialogar.

¿Va a ser difícil? Claro que va a ser difícil, claro que se nos va a acelerar el corazón cuando un hermano/paisano/compatriota/semejante exprese unas ideas completamente opuestas a las nuestras, claro que las emociones nos invadirán empujándonos a dar respuestas viscerales. Pero para eso estamos todos acá participando. Para ponerle un stop (con respeto) a esas situaciones en el momento en que se den. Y para así ir construyendo las características y propiedades de ese diálogo que necesitamos entablar.

Poco a poco nos iremos dando cuenta de cómo es que debemos responder, de qué debo tomar en consideración a la hora de manifestar mi desacuerdo; con esta experiencia, Pedro se dará cuenta de las debilidades de algunos de sus argumentos, y Yimmi se percatará de lo visceral de su respuesta; Dan percibirá que no es tan fácil calificar lo sucedido el 27F, y yo entenderé que a la hora de opinar debo medir mis palabras.

Estudio Comunicación Social, y una de las cosas que aprendí en los primeros semestres de la carrera (en parte, gracias a la profesora Valderrama) es que como comunicadores sociales estamos en el deber de colocarnos en el lugar del otro para llevar a cabo un proceso de comunicación mucho más “fiel”, por no decir “completamente verdadero”. Ahora, ese elemento de “colocarnos en el lugar del otro”, con todo lo que implica, es el punto de partida para el establecimiento del necesario diálogo.

Y hay que hacerlo. Tenemos que intentar colocarnos en el lugar del otro y ver las cosas desde su perspectiva, desde su contexto, desde sus creencias, desde sus valores (y no desde los nuestro) para poder quizás llegar a comprender, en parte, las apreciaciones del otro. De lo contrario no llegaremos a entender nunca las posturas de nuestros “contrarios”.

Por último. Cuando llamamos al diálogo, debemos hacerlo con la clara intención de que el mismo se de no en los grandes medios de comunicación, en grandes espacios públicos, ni entre los actores “protagónicos” de la “política” venezolana. Ese diálogo tiene que generarse y propiciarse desde el grupo familiar (muchos se han desintegrado por la polarización política que vivimos), desde el grupo de panas con el que nos tomamos las cervezas, en nuestros lugares de trabajo, en los salones de clase, es decir, en cada uno de los espacios en los que hacemos vida. Tal vez creemos que eso de dialogar es asunto de “ellos” y no de “nosotros”. Pues nosotros, por medio de este foro, debemos hacer ver que lo del diálogo es asunto que nos atañe a “todos”.

Ricardo Andrade dijo...

Excelente Erick! Creo que has dado en el clavo: "ponerse en el lugar del otro..." En ProMedio creemos que se trata de eso justamente... Como bien lo dices, es sencillo, pero nada simple...
Estamos activos y activados! Hay que seguir!!

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con Erick, si queremos diálogo practiquemos dialogar.

Me parece difícil dejar atrás las pasiones porque las ideas políticas reflejan una visión muy personal del mundo y cuando atacan nuestras ideas sentimos que nos atacan a nosotros mismos y nos queda el orgullo en pie de guerra.

"Problemas como arroz" sí tiene una posición (como tooodo texto) pero lo importante no es si el texto es "neutro", "objetivo", "Puro", sino qué podemos reflexionar a partir de él. No espero que ningún post publicado aquí sea "objetivo" sólo espero que las posiciones se debatan con respeto y no a título personal.

Si la discusión es sobre si la empresa privada debe ser sustituida por administración estatal mi posición es en contra. Yo creo que el Estado debe regular y controlar el desarrollo y crecimiento del capital privado en pro del bienestar común mas no asumir el rol de propietatario porque ¿¿cómo demandamos al Estado frente al Estado?? ¿si hay un problema a cuál entidad recurrimos? la unión de poderes nos deja a todos nosotros por fuera, mientras que la separación nos permite tener distintas instancias ante las cuales apelar.

Caro

Luis dijo...

Y ahora a los problemas que se mencionan en este artículo hay que sumarle el hecho de que nisiquiera se cuenta con la suma de dinero que supuestamente había sido "ahorrada" por el Gobierno durante la época de las vacas gordas.

Miren esta perlita de la página 171 de la Memoria y Cuenta de 2008 del Ministerio de Finanzas:

"Al 31 de diciembre de 2008, el Portafolio de Inversión de FONDEN, alcanzó la cantidad de USD. 6.069,92 millones, en EUR. 280,33 millones y en Bs. 169,01 millones, distribuidos en los siguientes instrumentos: 1. Instrumentos líquidos, como colocaciones con renovación automática, 73,24% y 2. Títulos Valores, como bonos y productos estructurados, con vencimiento de mediano y largo plazo, 26,76%."

Ahora entiendo por qué el presidente no mencionó al FONDEN durante su cadena del pasado Sábado.

Ahora sólo queda rezar para que el capitalismo global se recupere a tiempo para sacarle las patas del barro al socialismo del siglo XXI. Irónico, ¿no?

Aquí está el link del Ministerio para quien quiera verificar esta información por si mismo:

http://mflrep01.mf.gov.ve/repositorio/MEMORIA-Y-CUENTA-2008_3384.pdf

Dan Devresse dijo...

Hola! Solo escribo para decirles que queremos mas!!! Nuevo post!!! (si es mas de uno , pues mejor) Saludos a todos